Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

I want need my Red Ranger [Priv. Leif]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Klein Tranströmer el Miér Feb 24, 2016 12:48 pm
De lugares a lugares para conocer gente. Klein los conocía todos, los más desquiciados y los más normales existentes. Unos eran mejores que otros y algunos eran un poco extraños. Un lugar casual, donde había visto miles de mangas shojos donde las chicas conocían al rival en el amor o a un nuevo pretendiente/acosado, era en los karaokes. Quizás, ligar toda su experiencia a los mangas, no era lo más correcto. Posiblemente era un error, pero no sabía que podía hacer para conocer a su palomilla adorada, quizás no debía hacer nada para encontrar a alguien, quizás no debía forzar el encuentro, en algún momento se encontraría con aquella persona, posiblemente en una azotea*, estaba seguro de que encontraría al amor de su vida fumándose un buen porro en la azotea de la academia y él tendría que regañarlo por eso, porque obviamente era un gran cuidador de todo lo que se hacía en la academia, los chicos tenían que mantener sus manos lejos de las drogas porque eran demasiado dañinas.

Igual, Klein sabía que esos solamente eran cuentos para niños. Algo como el “verdadero amor”, era algo que solamente se les contaba a los niños para que no pensaran que la vida era el peor lugar para vivir, el más cruel y el más horrible de todos. Era más fácil decirles que había algo bueno, algo hermoso… Para que encontraran el gusto por vivir y no intentaran suicidarse en su primer intento. Aunque en realidad, un buen suicidio requiere de cuatro o cinco intentos para perder la intención de la vida. El primero siempre falla, excepto si es apoyado por una segunda persona, así no hay posibilidades de que el que se quiere suicidar termine de realizar la acción de suicidio. Las personas fallaban porque se aferraban a la vida que sabían que no podrían vivir, las emociones, la esencia de la vida, todo era demasiado como para dejarlo de lado ante la primera señal de desastre. Aunque bien, es probable que Klein quisiera hacer una magnífica filosofía acerca de la gente y los suicidios, la verdad es que quería alejarse de la idea de formar su vida, entonces, mejor lo que haría sería soltar toda la basura que tenía dentro, ir a un puto karaoke y cantar hasta que sintiera que la vida volvía a tener sentido, se iría por los viejos éxitos de los power rangers y otros y sería libre, libre de todos esos pensamientos que solamente buscaban encerrarle en monotonía… ¿Por qué no buscaba desplegar sus alas y ser libre de todos esos pensamientos que lo volvían un humano más en el mundo?

Bien, quizás el asunto se estaba volviendo demasiado filosófico. Podemos decir que Klein salía de la academia, o de su dormitorio universitario con el fin de encontrar un buen sitio donde cantar. Le habían dicho que el karaoke ubicado en Canberra era excelente, que si presentaba su credencial podrían darle unas buenas bebidas heladas y disfrutar de una puta para coger mientras cantaba. Le habían mentido. Lo de la puta era una mentira, no podía meter a una puta… Pero era cierto que podía beber, y es que a Klein no le hacía mucho efecto la bebida, cuatro, cinco, siete, dieciséis, ya no podía contar cuantas llevaba y mucho menos podía detener su deseo de beber, de cantar como loco todos los opening de Power Ranger y esperar que su magnífica Ranger Rosa apareciera… Un momento, ¡no! ¡Él quiere ser la ranger rosa! Volvamos a empezar, él era una bella damisela en apuros en espera por su galante Ranger Rojo que fuera a follarle como si no hubiera mañana… Bien, eso parecía una mejor idea. Más apropiado para Klein. Fue cuando iba finalizando las últimas líneas de ‘Go, Go, Power Rangers’, que escuchó la puerta abriéndose, y sus ojos curiosos se desviaron en esa dirección.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.