Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Paciencia impaciente (Priv. Suiren)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Sophie Blanc el Mar Feb 09, 2016 8:48 am
Desde que había llegado a la academia, sentía que le había quitado un peso de encima a las personas que le cuidaban. La verdad es que una chica con problemas mentales como los de Sophie, era bastante complicada de cuidar y la verdad es que Sophie sabía que ellos ya tenían suficientes problemas como para estar cuidándola de esa forma tan compleja, ellos tenían derecho a vivir sus vidas y estar cómodos mientras lo hacían… Realmente no los culpaba por encontrar esa academia y enviarla ahí aunque estuviera completamente asustada de iniciar en un nuevo sitio donde no conocía a nadie. Estaba feliz, pero al mismo tiempo estaba demasiado preocupada y nerviosa.

Al final, no había sido tan malo. Los empleados y secretarios habían sido muy amables con ella, señalándole las reglas y llevándola hasta donde estaba su habitación, la acondicionaron para que se sintiera cómoda a pesar de que no era de una familia sumamente rica, sino de una que apenas se estaba levantando de una tortura familiar, estaba muy nerviosa por eso mismo pero esperaba que no sucediera nada tan malo en la academia. De hecho, para ser de una casa secundaria como Wasserblau, si se habían comportado de una forma muy amable y para nada egoísta. Estaba segura de que era una especie de trato especial porque los empleados de su mansión habían tomado mucho tiempo para explicar la situación en la que ella se encontraba. Ya les había hecho perder mucho tiempo y mucho esfuerzo.

La verdad es que ahora, lejos de estar triste por todas las cosas que le hizo a la gente que ella quiere, está feliz y emocionada porque le han dicho que ese día estará con su nueva compañera de habitación. No le han dicho su nombre, pero Sophie está segura de que se llevaran de maravilla. O al menos eso espera, la verdad está deseando que sean buenas amigas, porque nunca ha tenido una amiga para mantenerla durante años, pero si ha visto mucho a gente que tiene amistades con otros. Si ella fuera mala… Ya saben… ¡Una villana! Sophie no sabría qué hacer, la verdad estaría muy confundida porque quiere una amiga, pero no una amiga mala… Estaba segura de que encontraría una forma de volverla buena…

Había ordenado la habitación, acomodado su ropa y puesto su capa en una pequeña repisa. Había colocado una mesa y botanas y jugo en ella. Estaba esperando paciente. Pero la paciencia, corta paciencia, comenzaba a agotarse y comenzaba a ponerse impaciente sobre el hecho de conocer a su compañera… No podía dejar de ver la puerta y escuchar si se acercaban pasos… Seguramente si alguien le veía, tenía cara de lunática. Con Sophie, eso era normal.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Miér Mar 16, 2016 5:17 pm
Sentía como, de la emoción, su corazón retumbaba contra su pecho.

Si bien, no había pasado mucho tiempo desde que comenzó a vivir en los dormitorios, lo había hecho sola. Era la única residente de la habitación, aunque ahora, no se podía decir lo mismo. Hacia unos minutos le había comunicado que, se le había asignado una compañera, la cual estaba instalándose de momento, desempacando y ordenando sus cosas. Y la pelirrosa, al momento de escuchar esas palabras y procesarlas, no pudo evitar sentirse sumamente feliz. Siempre había sido del tipo que amaba la compañía de otros, mientras más mejor, se podía decir. Así que, su corta estadía en solitaria en aquella habitación, había hecho que prefiriera pasar más tiempo fuera que dentro. No era simplemente decir que le gustaba estar con otros por ser una extrovertida, no era tan simple; Suiren amaba a las personas, a todos los seres en general, le gustaba escuchar sus risas y comentarios, el simple hecho de estar rodeada de otros y poder interactuar con ellos la hacia sonreír. Claro que se había topado con algunos seres que, contrario a ella, no querían saber nada de intercambiar unas palabras, y con un tono desagradable le habían hecho irse. Pero no les guardaba rencor, y era difícil saber si era a causa de su naturaleza como ángel el perdonar, o lo hacía porque ella era así.

De todas formas, había comenzado a dirigirse, rápidamente, a su dormitorio. La casa de Wasserblau siempre le había gustado, de lejos se la podía distinguir, no se podía negar que era el más hermoso comparado con el resto de las tres casas. Llena de lujos por todos lados, y colores, principalmente eso era lo que le gustaba. Lo primero no estaba mal tampoco, pero no era precisamente su parte favorita, le asombraba aunque había crecido en una familia con mucho dinero, pero sus memorias de una vida más sencilla, la anterior, aun se conservaban en su mente, haciendo que sus prioridades fueran otras. Saludo a las personas que había en las primeras grandes habitaciones generales, y sin detenerse continúo su camino.

Y aquí estaba, frente a la puerta, y detrás de ella estaba la persona con la que a partir de ahora compartiría habitación. Respiro hondo, tratando de tranquilizarse, lo cual no funciono demasiado bien. Giró el pomo abriendo la puerta, para internarse en la habitación sin siquiera tocar, era suya también de todas formas.– ¡Hola! ¡Mucho gusto, Soy Suiren! Tu nueva compañera. –Su sonrisa estaba dibujada en toda la cara, sus ojos brillaban y las palabras salían resonando en las paredes. No se podía negar que en efecto, si estaba emocionada. Tomo otro respiro, para continuar hablando. Esta vez, acercándose más a la otra persona.– ¿Cómo te llamas?.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sophie Blanc el Lun Abr 04, 2016 2:16 pm
Contuvo la respiración cuando sintió la posibilidad de que la puerta fuera abierta, no había respirado ni un solo gramo de aire, cuando escapó una inhalación a los segundos. Cerró los ojos y los abrió en el momento preciso. Pensó que quizás haber juntado esos caramelos era demasiado ostentoso para su nueva amiga, quizás se estaba adelantando a los hechos, pero era conocido y le explicaron que en la casa de Wasserblau solamente se habían seleccionado a personas alegres y escandalosas y que seguramente encontraba una buena amiga en su compañera de habitación. Estaba feliz, porque la persona que había abierto la puerta, era sumamente hermosa. Tenía cabello largo y rosado y los ojos más azules que había visto en su vida. Era como ángel, era como alguien en quien podía confiar que le cuidaría.

Se quedó en silencio cuando aquella pronunció su nombre. Ella no podía, simplemente no podía acercarse y decir su nombre. Es que su nombre era perfecto para su imagen, incluso sonaba como el nombre que le pondrías a un ángel de la guarda. Estaba completamente emocionada, así que no lo pensó mucho cuando se acercó saltarina a su compañera de habitación y le abrazó. Fue un abrazo algo largo y al final se alejó con unos cuanto saltitos de emoción. Ella nunca había tenido una amiga y tenía la idea curiosa de que Suiren y ella podrían ser realmente buenas amigas. Y eso le hacía feliz, estaba emocionada por la reacción que podría tener, pero la verdad es que no se veía para nada como una villana como había pensado en el principio. De hecho, los verdecitos parecían mucho más villanos que los del dormitorio azul.

¡Mi nombre es Sophie!— Mencionó con una voz ligeramente emocionada y que sonaba demasiado fuerte. —Preparé algunas cosas para comenzar a hablar.— Le mostró una sonrisa tímida.—Si es que quieres hablar…— Mencionó con timidez, dejando su voz salir con un pequeño hilo de sonido. Estaba ruborizada, profundamente ruborizada y temblorosa.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Jue Abr 07, 2016 12:34 pm
No eran muchas las veces cuando alguien respondía a la manera tan energética de ser de Suiren. Por suerte, este era uno de esos momentos.

Después de dejar salir toda la emoción en palabras, Suiren pudo por fin ver con más detalle a la muchacha parada frente a ella. Tenía el cabello largo y blanco, una contextura delgada, algo pequeña, pero ella no era quien para hablar de eso. Aunque lo que mas destacaba, eran un par de ojos de color azul verdoso, un tono curioso y llamativo. El Ángel quedo mínimamente hipnotizados por ellos, hasta que la voz de la fémina la trajo de vuelta.

Aunque parecía tímida y pequeña, Suiren notó que alzo el tono de voz, mostrando emoción y entusiasmo.  Se presentó como Sophie, un nombre muy bonito, que parecía el de una princesa, según Suiren. Es que la apariencia de la chica también lo hacía ver así.– Sophie… –Repitió tras ella.– Es un nombre muy bonito. –Le sonrió. Le agradaba, no habían pasado ni diez minutos, y ya le caía bien la chica. Inmediatamente, reacciono a la oferta de la muchacha.– ¡Claro! Me encantaría hablar. –Como si no lo hubiera hecho de todas formas. Y mientras Sophie se encargaba de mostrarle lo que había traído, Suiren se encargó de seguir atropellándola con preguntas.– ¿De dónde vienes? ¿Cuántos años tienes? No te ves mayor que yo… Ah, por cierto, yo tengo 17. –Se percató de que quizás, lo correcto seria dar algo de información de ella misma, después de todo, aun eran unas desconocidas, por más que fueran agradables entre ellas.– Y… se que quizá sea muy pronto para preguntar esto pero… uhm… ¿Eres humana o..? –Dejo la pregunta al aire, dándole a entender que quería saber su raza.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sophie Blanc el Dom Jun 12, 2016 11:20 pm
Estaba nerviosa, pero algo positivo de Sophie era ser demasiado hiperactiva en situaciones que le daban más nervios. Estaba segura de que estaba temblando, por un lado, pero por otro estaba sumamente feliz porque la chica era sumamente linda y ella había pensado que existía una probabilidad de que fuera una persona diferente a lo que estaba frente a ella. Mostró una sonrisa animada y sacudió sus temblorosas manos con energía. Se sentía sumamente feliz y esperaba que esos años en la academia fueran cómodos al lado de su nueva e increíblemente hermosa compañera, todavía ni empezaban y ya estaba completamente emocionada.

Si vieran a Sophie en ese momento, pensarían que estaba muy emocionada. Exageradamente emocionada, pero si la hubieran visto después de que dijeran que su nombre era muy bonito… La sonrisa en su rostro, incrementada al 200% y los ojos entornados en la figura de la chica, sumado al ligero temblor de nervios de su cuerpo y la emoción que sentía por lo que estaba sucediendo. Bueno, era comprensible, Sophie había pasado sola mucho tiempo y no podía hacer nada con eso. Dejó escapar un chillido de alegría y dio un par de saltos de felicidad debido a que la chica accedió a hablar con ella.

¡¡Eso es increíble!!— Exclamó, la verdad es que había pensado en qué hacer si la chica le decía que no podían hablar o cualquier cosa evasiva, no esperaba nada malo pero le había pasado con anterioridad.—Soy de Inglaterra.— Expresa con una sonrisa, dando todas las respuestas que le piden.—Tengo 16 años. ¡Eso significa que solo eres un año mayor que yo!— La emoción es palpable en la chica. Deja escapar una risa tonta y luego ríe un poco más mientras asiente sobre el hecho de ser humana. Entonces, se queda en silencio, pensando que es posible que esa chica no lo sea.

¿Tu lo eres? Nunca he conocido a alguien de otra raza!— Exclama con una sonrisa de emoción.

off:
Gracias a tu post, acabo de notar que no le puse la edad a la ficha de Sophie Dx, tendré que editarlo cuando lo recuerde. Digo, en la historia dice la edad, pero no en la ficha y los datos principales ;--;

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Lun Sep 19, 2016 1:21 pm
Suiren no sabía porque, quizás simplemente estaba dejándose llevar, pero ella también ensancho su sonrisa. Sophie parecía sumamente emocionada, tanto que su cuerpo daba pequeños temblores, y parecía como si toda esa energía fuese a explotar de un momento a otro. No es que a la pelirrosa la incomodara, todo lo contrario, le agradaba la gente que era tan animada como ella, solo que no se lo esperaba claro. De todas formas, ya tenía una buena primera impresión, sin importar que tipo de persona fuese su futura compañera, Suiren se había decidido a llevarse bien, pero el hecho de que la elegida también demostrara su emoción y fuese alguien con quien hablar no era un desafío, hacia las cosas más simples y más fáciles de llevar.— Con que solo un año… —Murmuró en respuesta. Si vamos al caso, Suiren podía hablar con cualquier ser, sin importar su edad claro, la muchacha seguía siendo que hablaba y hablaba sin parar.— Inglaterra, debe ser en verdad muy hermoso. —Sus ojos reflejaban la emoción.— Nunca eh estado en ese lugar, pero eh visto fotos, ¡Cientos de fotos! El Big Ben, El Palacio de Buckingham, El London Eye, El Rio Tamesis, el Puente de la Torre… ¡Solo de pensarlo me agarrá la emoción! —Y era verdad. Desde antes del ¨cambo¨, Suiren había soñado con viajar, con conocer lugares extranjeros, e Inglaterra era uno de ellos.

Para su sorpresa, su compañera era Humana. No le parecía extraño, pero a decir verdad, en esta Academia, Suiren había encontrado más seres de otras razas que humanos. Siendo que ella había sido uno anteriormente, aunque no recordaba demasiado de aquella vida perdida, sentía una especie de simpatía especial por ellos. Le parecían fascinantes, o quizás era simplemente porque ella era un ser celestial, destinada muchas veces a rezar por la protección y buena suerte de los humanos. De cualquier forma, sentía un cariño que no tenía por las otras razas.— Creo que eres la primera humana que veo por aquí. —Rió.— Ah, yo soy un Ángel. No se si hay alguna forma de identificarnos… bueno, mis alas no están a la vista de otros… y físicamente no es como si fuera muy diferente de las personas…—Intentaba explicar que ella, como Sophie, podía llegar a verse como una persona más. Los Ángeles tenían la habilidad de pasar desapercibidos entre los humanos principalmente, y aunque en esta Academia sabia que otros podían saber de su existencia, no había cambiado mucho su comportamiento. Sus alas seguían ocultas, y cualquier tipo de habilidad que pudiese utilizar seguía en el olvido.— Entonces… Si no has conocido a alguien de otra raza aún… ¿Llevas poco tiempo en la Academia? —Sacaba meras conclusiones. Después de todo, era normal ir por los pasillos y ver a alguien que se asemejaba a un animal o a otra cosa.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Sophie Blanc el Miér Oct 12, 2016 11:03 pm
Su compañera de habitación parecía mejor de lo que había imaginado en primera instancia, en especial porque era tan emocionante como ella. Estaba diciendo sus comentarios con una alegría y emoción tan auténtica que Sophie también se emocionó. Era cierto que en Inglaterra había muchos lugares muy hermosos, pero también en Australia (Sydney, principalmente) había cosas emocionantes que no podías ver en otros lugares. Como los koalas o los canguros, ¿qué acaso no eran motivos suficientes para amar aquel país? Era magnífico, pero estaba casi segura de que la chica pensaba lo mismo que ella. Así que no era necesario decirlo, quizás un día podrían ir a ver animalitos al zoológico o algo divertido que hicieran las chicas juntas.

¿Un ángel?— Exclama de inmediato, se ve demasiado feliz y la emoción casi escapa de sus ojos. Siente una emoción crecer en su pecho, pero se apaga demasiado rápido. Si ella es un ángel, ¿por qué no le ayudó cuando sucedió todo eso en su familia? Entorna los ojos e intenta no hacer caso a sus pensamientos, pero es bastante difícil —¡Eso es increíble! ¿Eso significa que no puedo ver tus alas pero otros sí?— Cuestionó con una emoción que no sonaba precisamente emocionada, pero algo era algo. Sophie se sentía feliz porque al menos su compañera no era un demonio o un villano. Era algo hermoso y ella también era muy linda. —He conocido personas, pero no les he preguntado si son o no humanos..— La verdad es complicado enterarse de si lo son o no.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.