Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Un encuentro mágico [Priv. Suiren]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Venus el Vie Mar 11, 2016 7:57 pm
¿Qué puede pedir alguien que lo tiene todo? Para Venus, una chica que tenía todo lo que podía desear, tenía el dinero para conseguir lo que quisiese, tenía la fama para realizar lo que quisiera, sabía que había gente resguardando lo que hiciera que siempre querría saber más de su vida y de las cosas que realizaba dentro de ella, sabía que tenía la inteligencia para cumplir las metas que se propusiera por más ridículas que estás fueran acertada y cumplidas. Ella tenía la confianza y sabía que estaba en el mejor punto de su vida, pero había un pequeño detalle que imposibilitaba la vida perfecta de la pequeña artista, de aquella grandiosa diva. Venus no tenía ningún amigo. Ningún amigo con quien compartir sus logros o su dinero, o al menos una pareja, había estado viendo muchas películas con escenas fuertes mientras sus manos le hacían compañía, tocaba de arriba o debajo de su cuerpo y acariciaba con demasiada fuerza, en ocasiones, era toda una travesía, especialmente cuando comenzaba a emocionarse con las caricias.

En fin, ella sabía que necesitaba un amigo o una amiga, en realidad cualquiera de los dos estaba bien para ella. Dejó escapar un suspiro, se sentía sofocada. Por lo que ese día, en su día libre, había decidido ir a las aguas termales a ver si podía relajarse un poco. Dejó escapar un suspiro, uno escandaloso mientras se ponía ropa ligera, compuesta por una polo semi-transparente y unos shorts de mezclilla. Había metido una toalla en su mochila para secarse cuando saliera y la ropa que iba a usar después de su viaje a las termas. Tan pronto como había salido de su departamento había viajado en autobús hacia las termas y había pagado un baño por 3 horas, era mixto así que esperaba poder conocer a alguien con quien pasar el rato. Se había descambiado en el camarín de mujeres, doblando su ropa en el canasto al estilo japonés. Despojándose de las pocas prendas que la separaban de la desnudez de su cuerpo, enredó la toalla en su cuerpo y luego metió el cuerpo lentamente, quitándose de nueva cuenta la toalla para quedar desnuda. El agua estaba tibia, ligeramente caliente y estaba agradable al tacto con su piel. Dejó escapar un suspiro, se sentía bien.

Se quedó dormida, esperando que alguien llegara, mecida por el calor del agua. La toalla se había hundido en el agua caliente y sus pechos se ocultaban difícilmente en el agua, esperaba que no entrara algún pervertido de mierda.
Localización : En algún lugar de un gran país~

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Miér Mar 16, 2016 7:32 pm
Sus ojos saltaban de un árbol al otro. El paisaje era precioso, había que aceptarlo, y aunque Suiren lamentaba no poder verlo más pausadamente, había que aceptar que había un poco de magia, si es que se le podía llamar así, en ir viéndolo desde el autobús; La imagen cambiaba constantemente, como si fuera una película, como si todo fuera ajeno a ella. Pero no era así, pronto llegaría a su destino, donde podría ver tranquilamente cada detalle del paisaje, si así lo deseaba. Ya no estaban los altos edificios, aunque se los podía ver en la distancia, ni el ruido de los autos y el murmullo constante de la gente. Estas áreas eran un tanto más tranquilas, perfectas para relajarse, tomar distancia de todas las obligaciones y simplemente respirar hondo. Aunque ese no era el propósito de Suiren; Ella solo quería pasear, conocer los alrededores de la Academia, familiarizarse con el territorio. Y había tomado un poco de riesgo habiéndose subido a un autobús para ir a unas aguas termales, que nunca había visitado anteriormente.

Se sentía emocionada, incluso si se perdía, ella sería capaz de ver lo positivo del momento. Después de todo, quizás hasta podría conocer caminos nuevos. Quizá, un extra que la hubiera hecho realmente feliz, hubiera sido tener compañía. Se animaba a hacer este tipo de cosas sola, no tenía miedo ni nada por el estilo. Pero era diferente si iba con alguien más, sentía que sería más divertido, refrescante y que de alguna manera, estrechara lazos… o algo así. No conocía a demasiada gente aún, los pocos a los que había preguntado tenían otras cosas que hacer, y aunque la desanimo un poco, no dudo en de todas formas, hacerlo sola. Tampoco era del tipo que le preguntaría a extraños si querían ir con ella, tenía un poco de sentido común, y si vamos al caso, estaba la posibilidad de conocer a alguien allí.

No era la primera vez que visitaba un lugar como este, pero si en esta vida. Aunque no pudo evitar fascinarse, puesto que si era primeriza en este lugar. Las personas la recibieron bien, indicándole donde y como podía bañarse, seguramente por su apariencia, se notaba que era extranjera. En América, donde ella había nacido, eran menos frecuentes estos lugares, aunque si había podido visitar uno antes, agradecía que alguien le indicara como hacerlo. No dudo en meterse en las aguas; Dejo sus ropas en un canasto, y aunque llevaba una toalla encima, no sentía ni un poco de pudor, sabiendo que eran aguas mixtas. De todas formas, no parecía haber otras personas… o eso pensó. Mientras, sentada en la orilla, comenzaba a internar sus piernas en el agua, noto que no muy lejos de ella, había una mujer. Y a primera vista, Suiren pudo contemplar que estaba totalmente desnuda, su toalla, al parecer yacía casi hundida totalmente por el peso del agua. La muchacha no pudo evitar sonrojarse, e inmediatamente girar la cabeza. Pero, esa mujer ¿Estaba durmiendo? Eso no podía ser bueno de ninguna forma. Lo correcto sería despertarla, ¿No?. Lentamente, y sin querer hacer escándalo, se corrió, aun sentada, para su lado. Y levantando un poco la voz, le hablo.–Uhm.. D-Disculpa.. –Tosió un poco, y volvió a hablar.– No creo que sea bueno dormirse aquí, aunque el agua está bastante a gusto, ¿Cierto?. –Sin siquiera planearlo, cambió el tema, y aunque el rojo aun permanecía levemente en sus mejillas, no pudo evitar sonreír al hablarle.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Venus el Vie Abr 22, 2016 3:46 pm
Estaba soñando, perdida en sus pensamientos y en los recuerdos de cuando no era nadie. La gente siempre pasaba de ella, y los únicos que volteaban la mirada para verla eran aquellos pervertidos que solamente querían tocar sus senos. Era una situación denigrante. A ella le desagradaba mucho que solamente buscaran su mirada con la intención de tener sexo con ella. Y a veces hacía caso, porque necesitaba comida y necesitaba dinero, los hombres le ofrecían por su compañía, algo que comer, un lugar donde dormir, un lugar donde estar, no tenía nada y la verdad, se había hartado de esa vida antes de lanzarse como un talento nuevo. Su talento le había disparado hacia delante, donde por fin pudo encontrar todo lo que había buscado, todo lo que siempre había querido. Era tan diferente que al inicio. Ahora tenía más dinero del que podía gastar y muchísimo más tiempo para ella que no podía compartir con nadie. Era demasiado sofocante.

Por poco había olvidado que estaba en una tina con agua caliente en las afueras de la ciudad y que sin duda tenía que controlarse si no quería quedarse dormida y desmayarse en ese sitio, además recordaba que estaba un poco desnuda y que si las personas se daban cuenta de que se había desmayado entonces tendrían que cargarle para sacarle de ahí y habría titulares que dijeran algo como “famosa idol se desmaya en aguas termales” y una fotografía censurando sus pechos. Diablos, si ese era el caso lo mejor sería levantarse justo en ese momento. Dejó escapar un suspiro exaltante y abrió los ojos tan pronto cuando escuchó una tímida voz refiriéndose a ella. Se quedó observándola, era linda y estaba aferrada a la toalla que cubría su desnudez. Se dio cuenta de que sus pechos estaban terriblemente visibles, incluyendo los pezones. Se ruborizó un poco, pero se calmó porque solamente eran chicas.

Oh, gracias por despertarme.— Exclamó con una ligera sonrisa al darse cuenta de que posiblemente esa persona solamente quería mantenerla a salvo de los peligros de quedarse dormida en el agua caliente.—Soy… — Dudó en decir su nombre artístico o decir su nombre real, según su agente, sería mejor dar su nombre real porque dar el artístico podría causarle muchos problemas si le reconocían. —Mi nombre es Avril, ¿y el tuyo?— Cuestiona con una pequeña sonrisa tímida. No está acostumbrada a hablar con los demás.
Localización : En algún lugar de un gran país~

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Lun Mayo 30, 2016 6:01 pm
Aquella mujer se presentó, Avril era su nombre.– ¡Mucho gusto! Mi nombre es Suiren. –Correspondió sin pensarlo dos veces. La pelirrosa era amigable por naturaleza, quizás demasiado, pero no podía evitar seguir las conversaciones con buen humor y sin percatarse de que a veces, podía llegar muy lejos, en el sentido de que daba su información como si no fuera nada en especial. Quizás la inocencia que irradiaba la mantenía a salvo de alguna manera, o simplemente tenía mucha, mucha suerte.– Y no fue nada, quiero decir, no tiene porque agradecerme. Aunque debería tener un poco más de cuidado, estos son baños mixtos así que cualquiera podría haberla visto. –Le advirtió. Aunque siendo sinceros, ella no era la indicada para hacerlo. Sus descuidos podían llegar a puntos extremos. Su tono de voz era incluso un tanto firme, como si la mujer dentro del agua fuera aun una niña, cuando se notaba que Suiren era la menor de ambas.– Por suerte, no veo a demasiadas personas, ni siquiera en la recepción encontré a otros que se hospedaran. –Comentó mirando a su alrededor.

Lo primero que había hecho luego de llegar, había sido entrar a las aguas. Por ende, no había explorado el lugar completamente, pero estaba segura de que no había visto a otras personas registradas. Solo a aquellos que entraban en el grupo del personal del lugar.– Quizás no sea temporada para las aguas o algo así…. Aunque siempre es buen momento en mi opinión. –Agrego con una tímida sonrisa. Era un tanto pudorosa, más en lugares como estos donde solo una toalla cubría su desnudez, pero aun así, en el fondo, lamentaba no haberse encontrado con otros. El Ángel era del tipo que disfrutaba la compañía ajena, y si pasaba demasiado tiempo sola llegaba a deprimirse. Por eso quizás, en este momento, charlaba alegremente con Avril. Y no pasaría mucho antes de que la otra se diese cuenta de que la muchacha podía hablar y hablar sin parar. Si había algo que recalcar, era el hecho de que Suiren aun le hablaba con respeto, marcando la supuesta diferencia de edad.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.