Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Daydream {Priv. Ian}

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Suiren el Miér Abr 06, 2016 3:25 pm
Suiren era una fiel creyente de que muchas veces, perderse debía ser visto como algo bueno, contrario al primer pensamiento que traía aquella palabra.

No había nada de malo en planificar las cosas, en tener hecho paso a paso las instrucciones para conseguir algo que se desea. Pero el Ángel era alguien que más bien…. Vivía en el momento, sin importar que fuera a pasar luego. Como ahora, que paseando, en medio del bosque, decidió simplemente ignorar el sendero por donde iba, y hacer uno propio. Claro que las ramas y raíces se lo dificultaron por unos momentos, pero eso no la iba a parar, estaba decidida a hacer su propio mapa del lugar a partir de su experiencia y no de la de otro. No porque fuera una narcisista que no confiara en las habilidades de los demás, si no, por pura diversión. Había algo, que  nadie podía negárselo, en ver las cosas por sus propios ojos y aprenderlas a su manera, eso era a lo que ella apuntaba.

Le habían dicho, que en medio del bosque, había un lago. Pero no uno cualquiera, uno que era simplemente hermoso. Con aguas cristalinas, rodeado de unas pequeñas colinas, con la sola descripción parecía de un cuento de hadas, suficiente para que la muchacha no dudara en querer verlo. Aunque sus ojos se encargaban de indicar al resto del cuerpo, donde debía de pisar para continuar, su cabeza ya fantaseaba con mil escenarios de lo que podía ser el lago.

Pero al verlo, todas esas ilusiones se desvanecieron.

Era precioso, más que eso, la palabra se quedaba corta. El agua cristalina, las nubes que salpicaban el cielo aquí y allá, el césped que se mecía ante una suave brisa… Suiren quedo cautivada por varios minutos, mirando fijamente a todo el paisaje en general. Respiro hondo, sin prestar demasiada atención a su alrededor, sentía como si fuera parte de un sueño, puesto que el lugar era una maravilla. Poco a poco, paso a paso, se fue acercando a la gigantesca masa de agua, como hipnotizada. Y antes de que sus pies pudieran tocar el borde del lago, paró. Simplemente quedo ahí, a la intemperie, pareciendo quizá hasta un fantasma, ignorando si alguien más la estaba viendo.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ian C. Flint el Sáb Abr 30, 2016 12:58 pm
Tenía mucho miedo, estaba profundamente asustado, cada vez que cerraba los ojos tenía pesadillas sobre aquel día en los callejones, siempre despertaba en la misma parte, gritos, dolor y despertaba empapado en sudor. Habían pasado semanas, desde la última vez que había podido dormir bien, estaba aterrado porque cada vez que cerraba los ojos recordaba aquel momento y estaba asustado. Había pensado en que hacer, había tratado todas las formas en las que puedes tranquilizarte para dormir bien, pero nada había funcionado. Entonces, decidió emprender una caminata hacia el lago. Quizás las cosas que había ahí podrían tranquilizarle, quizás podrían dejarle dormir si en lugar de ser él, se encontraba en su forma animal.

Cuando llegó al bosque, se transformó en un conejito y comenzó a seguir su camino hacia el lago. No tenía idea de cómo llegaría o si terminaría llegando antes de caer del sueño, pero de todas formas continúo trotando hasta llegar a la zona donde el olor a agua clara y pura comenzaba a presenciarse. Era un olor mágico, como si supiera que el mismo pertenecía a ese lugar desde siempre. Cuando llegó al lago pudo ver una silueta, una pequeña silueta como de una mujer al lado del lago. Dentro del lago. Frunció la pequeña naricita y decidió hacer presencia como humano, no sería muy normal que un animalito tan pequeño entrara al agua por su cuenta, así que terminó transformándose en su forma humana y acercándose a la chica un poco. Se sacó los zapatos porque luego era muy incómodo caminar o hacer cualquier cosa, no le gustaba usar zapatos mojados, aunque podría devolverse a su dormitorio como pudiese, como conejo, no estaba seguro de que a Ibuki le gustara que se mojara los pies y los zapatos que le consiguió.

¿Te encuentras bien?—Cuestionó, acercándose con cuidado.—Es malo que estés así, podrías enfermarte.— Intentó no meterse mucho al agua, porque tenía algo de sueño, pero al menos podría tranquilizarse en ese momento. Quería dormir, esperaba que a la chica no le molestara que interrumpiera lo que sea que estuviera haciendo y se acostó en el pasto.—Bueno, si no te molesta, dormiré.— No esperó respuesta o que la chica se volteara, solamente volvió a su forma adorable de conejito y se acomodó entre las hojas, se sentía más cómodo de esa forma y pensó que podría dormir mejor. Así que no había problemas en intentarlo.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Suiren el Sáb Jun 11, 2016 8:22 pm
Podría haberse quedado parada ahí por quien sabe cuánto. Como si estuviera en medio de un transe, pero algo, o más bien, alguien, la saco de aquel estado. Era advertida sobre mojarse y en consecuencia caer enferma, pero el emisor no le insistió demasiado, agregando que iría a dormirse a continuación. Cuando la pelirrosa se dio vuelta, visualizo un conejo que yacía acomodado sobre unas hojas. Parpadeo un par de veces, como si no estuviera segura de que aquella pequeña criatura hubiese sido la que le había hablado segundos antes. Se acerco, lentamente, sin querer molestarla de lo que parecía un plácido sueño. Y con un susurro, se decidió hablarle.– Uhm… Disculpa, ¿Fuiste quien me habló hace solo unos minutos? –Directamente, sin ningún rodeo. No había caso en hacer aquello, después de todo, sentía curiosidad. Aunque era un ángel, y sabía muy bien que había infinidad de criaturas en aquel mundo, muy diferentes de los humanos, nunca se había topado con animales parlantes. Estaba emocionada, mientras que muy en el fondo, pensaba que quizás, había sido imaginación suya, o el dueño de aquella voz, se había marchado ya.

Alisando su vestido, se sentó sobre sus rodillas a un costado del pequeño conejo. Era adorable, no iba a negarlo. Sentía unas ganas de abrazarlo fuertemente, pero solo era detenida porque esperaba su respuesta.– Es un bonito lugar, ¿No? Aunque es la primera vez que vengo. No lo conocía, y en realidad tomé un atajo improvisado por los bosques. –A los ojos de otra persona, podía quedar como una loca. Una que le habla a conejos que duermen. No le preocupaba, ellos dos parecían ser los únicos en ese lugar, al menos de momento, y no le avergonzaba que la vieran intentando hacer charla con el conejo. Peino levemente sus cabellos, la leve brisa los había desordenada entre sus hombros y su nuca, éste era un gesto que le había quedado de cuando aun era una humana común y corriente, cortesía de su madre quien solía decirle que debía cuidar más su apariencia.
Localización : ¡Explorando! Asi que no tengo idea.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ian C. Flint el Dom Jun 19, 2016 1:38 pm
No estaba realmente preocupado por aquella chica de cabellos rosados, pero si tenía miedo de que las suaves brisas otoñales pudieran enfermarle. Las ciudades cálidas como era Australia, eran buenas para terminar enfermo hasta los dientes de algo como “gripe común”. Y no era lindo, a ella le había pasado un par de veces. Dejó escapar un suspiro antes de quedarse ligeramente dormido sobre la hierba. Era cómodo y la verdad es que sentía que por primera vez desde que llegó a Greenlight podría dormir cómodamente. Pero las cosas cambiaron cuando la chica visualizó hacia él, quizás no debió haberle advertido sobre nada, debió haberse quedado en silencio para descansar, aunque existía la posibilidad que cuando ella le mirara, quiera tocarlo, pues aunque a Ian no le gustara, era muy lindo cuando cambiaba de forma.

Movió las orejas para darle una señal afirmativa aunque no sabía si aquella chica sería capaz de identificar sus movimientos como una respuesta eficiente. Pero, igualmente no hizo nada. Se quedó en silencio y se acomodó más cerca de la chica cuando se había sentado a su lado, su suavidad y calor le hacía sentir más deseos de dormir. La voz de la chica le pareció dulce, emitía un ligero murmullo que le provocaba deseos de quedarse dormido. Pero al mismo tiempo le atraía para hablar con ella, ¿de qué? En realidad no sabía, pero sentía que la maldición se sofocaba suavemente cuando estaba cerca de esa persona. Despedía un aura excepcional, entonces tuvo la teoría de que la chica podría ser un ángel, los ángeles solían repeler el poder demoníaco. Quizás ella podría ayudarle, eso fue lo que le motivo a transformarse de nuevo, su cuerpo de humano, ligeramente encorvado por la posición en la que durmió, apareció.

La verdad, la arboleda que da al bosque, es más hermosa que aquí.— Señala a la entrada del bosque, donde las ramas de vuelven más largas y comienzan a cubrir el cielo azul. Muestra una sonrisa tímida que muere cuando comienza a sentir dolor debido a la maldición, estaba siendo forzado a actuar de nuevo de una forma que no quería, por lo que se apegó más a la chica, para tener unos segundos más de tranquilidad.—Disculpa por no haberte dicho que estaba aquí, solo quería descansar un poco. —Muestra una sonrisa amena, difícilmente notoria por la dificultad de sonreír en ese momento.—Mi nombre es Ian.— Y luego gime por el dolor y decide volver a su personalidad actual.—Me sorprende que no te dieras cuenta… De que podrías enfermarte.— Pese a que no estaba siendo frívolo aun, el tono que emitió fue bastante grosero para con la chica.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.