Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

{Priv.} Ver con el tacto

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Annabeth Redhood el Jue Ene 07, 2016 7:41 pm

Ver con el tacto
—Canberra, Hospital; 13 hrs


Como un día cualquiera, Annabeth y Sebastián paseaban por la ciudad. Annabeth le contaba las numerosas cosas y quehaceres que debían hacer el día de hoy mientras que Sebastián, bueno, él era él como siempre. Pasaron por una tienda de flores y compró un par de rosas muy hermosas, si no fuera por Sebastián que siempre le contaba el presupuesto, sería engañada todos los días. Bingo, ya tenía con qué decorar su habitación, era una lástima que no pudiera ver lo bonita que quedaría pero según la descripción de Sebastián, debe ser preciosa. —Recuerda que debemos ir hacia el mercadito ambulante para comprar algunas cosas más.— Con su diestra sostenía lo que la conectaba a ella y Sebastián, la soga. Las otras estaban ocupadas con un par de compras y el recién ramo de flores, ese día ambos visitarían el hospital un evento de numeroso niños discapacitados obtendrían varios obsequios y Annabeth sin duda no se quedaría. —Deberías avisarle a tu tía primero aunque sea.— Le recordaba su fiel amigo que aún tenía una familia que le esperaba en casa y ésta tan solo soltaba pequeñas risas.

Doblaron unas cuantas esquinas, Sebastián de vez en cuando se distraía con cualquier cosa y Annabeth le seguía el juego. Pronto estuvieron frente al hospital, pero para su mala suerte un gato negro se cruzó frente a ellos. —Lo siento Anna, pero debo de terminar unos asuntitos pendientes.— Era su archirrival, Mezquino, un gato que vivía muy cerca del hospital, y solía siempre molestar a Sebastián.

Antes de que Annabeth pudiera decir algo, el perro fue corriendo tras el gato y ella sin tener chance si quiera de tomarle bien por la soga, se le escapó de las manos. —¡Espera Sebastián! ¡No me dejes sola!— Sin dirección alguna, Annabeth corrió hacia delante en un tonto intento de detenerlo pero aquello solo logró hacerle resbalar por el bordillo y caer de frente en la orilla de la calle. Con suerte pudo caer sostenida de sus palmas y rodillas pero aquello le llevó algunos rasguños en esas mismas áreas. —Oh no.— Recordó que anteriormente tenía las compras en manos pero ahora sus manos estaban en el suelo, eso quería decir que… —¡Oh no!— Comenzó a gatear por el suelo y alzaba una de sus manos al aire, buscaba atajar lo que había comprado, no podía permitir que se estropeara luego de todo el camino recorrido. “Vamos, vamos, espero que no se hayan dañado, por favor, por favor.” Apretaba con fuerza sus parpados ya que de por sí se mantenían cerrados como siempre.

En esos momentos estaba en la calle, la gente de alrededor no hacía nada más que mirar, con suerte los carros que pasaban doblaban de golpe para evitar estropearla y el sonido de los motores encendidos de los autos la alertaba. Simplemente se cubrió las orejas mientras se posaba de cuclillas y quedó quieta ahí en medio de la calle, nadie se detuvo si quiera para ayudarla, solo rumoraban cosas como ‘seguro es una loca más de la ciudad’ o fingían demencia “Aparece pronto Sebastián, ¡Aparece ya!” Pensaba ésta en un momento ya de desesperación extrema.
Localización : Sebastián sabe, él me guía.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Vicious Greenlight el Lun Ene 18, 2016 6:16 pm
VER CON EL TACTO
Al fin un día libre. El primogénito de la familia Greenlight había estado ocupado con los preparativos de un importante evento que se daría en la casa Feuerrote al final del mes, y su presencia era necesitada en cada detalle y preparativo del evento. Estaba agotado y aún muchos pendientes se agobiaban día y noche perturbando su sueño; pero eso no le impediría salir de las instalaciones escolares y pasear un rato por las calles de Haus.

El clima era prometedor, y las calles no estaban tan infestadas de gente como solían estarlo a estas horas, no pretendía llamar mucho la atención de todas formas, su energía a pesar de todo era escasa. Se mantenía en silencio en su andar, dejando que su vista contemplara lo que pudiera en las calles: Un vendedor de globos infantiles, una chica tirada en medio de la calle, un perro persiguiendo a un gato negro y una pareja de enamorados uniendo sus bocas en muestra de afecto al otro lado de la calle; pero era evidente que su vista regresó a la chica que obstruía el tránsito con su cuerpo ¿Qué es lo que se suponía que hacía? Quizá pedir dinero con un acto extraño; pero no parecía muy hábil, pues sólo permanecía tirada en el suelo; fue en ese momento cuando Vic decidió actuar.

Su paso aceleró un poco más, hasta llegar donde la joven, con señales hizo parar a los autos que venían en su contra, logrando así salvar a la joven de una muerte prematura. El demonio miró a la chica y le ayudó a levantarse, pues no parecía que ella fuera hacerlo por su propia cuenta. Le sujetó por la muñeca y le cargó en sus brazos para sacarla de en medio en la calle – Existen muchas otras formas de suicidarse; elegiste la peor – Dijo el de cabellos rojizos, dejando a la joven sentada sobre la acera; podía notar que varias cosas de la chica estaban regadas por el sitio, unas intactas y otras completamente destruidas por los descuidados conductores, no fue una labor ardua levantar los restos de las aparentes compras de la chica; pero no se sintió del todo cómodo de la situación, pues había notado con extrañeza que la chica aún no había abierto los ojos a estas alturas. Vic decidió experimentar, pasando su mano diestra por frente de la cara de la joven castaña un par de veces, al igual que hacer un par de signos con los dedos, al no obtener respuesta visual, comprendió todo lo que estaba pasando – Ese perro que estaba persiguiendo a un gato ¿Es tuyo? – Preguntó un poco curioso, al parecer le había tocado la mala suerte de tener que ayudar a la chica a encontrar a su can guía.

El que iba a ser un día de descanso, se convirtió en uno de búsqueda y ayuda voluntaria, para Vic al parecer no existía momento de relajación. Se sentó al lado de la joven, mirando como el perro en la otra calle seguía al pobre gato, y doblaba en una esquina para perderse en las demás calles – No creo que tu perro sea muy efectivo como guía, deberías de cambiarlo cuanto antes, casi mueres de no ser por mí, así que estás completamente endeudada, me debes la vida – Comentó dando por cierto que el can perseguidor de gatos tenía dueña, y que también la joven le debía – Vamos, perderemos a tu perro si no nos damos prisa-.

© MAJANDRA




Habla - Narro - "Piensa"

Si tienes alguna duda ¡Mándame un MP! Sólo pica en mi firma...puede que te cueste.
Edad : 20

Localización : Feuerrote

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.