Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

El tan esperado reencuentro [Priv. Kyouki]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Erick Alexander el Dom Abr 24, 2016 8:07 am
Por fin de regreso en Australia.

El demonio de cabellos azules y de roja mirada había permanecido demasiado tiempo fuera de dicho continente. Alejado de su amada y, bueno, de su familia. Jamás pensó que podría formar una, el miedo que poseía a enamorarse casi cerraba nuevos frentes a su vida. Sin embargo consiguió cruzar esas puertas, descubriendo otra forma de ver el mundo. Y todo gracias a aquella chica: Kyouki. ¿Y por qué, si estaba tan enamorado de aquella chica, se había marchado tan lejos? La razón es bastante sencilla: Quería aumentar sus ahorros para poder darle una vida acomodada, que no tuviera que preocuparse por nada en absoluto. Darle lo mejor de lo mejor, que no le faltase absolutamente nada. Y lo logró, razón por la cual regresó.

Gracias al contacto que mantenía con su padre, sabía que las cosas iban bien. Su hijo crecía y su amada continuaba con sus estudios. No quería que los dejase bajo ninguna circunstancia y parece ser que así es como fue. Sin embargo, no cesaba de mandarles ahorros para cualquier necesidad.

No le había mencionado nada a Kyouki de su regreso, quería que fuera sorpresa. Que cuando regresase de las clases, se lo encontrase en la puerta, esperándola con una enorme sonrisa en sus labios. El único que era consciente de su regreso era su padre y le pidió por favor que no le mencionara nada. Y así fue cómo lo hizo.

En cuanto aterrizó tomó sus maletas para dirigirse lo más rápido posible a la entrada del apartamento dónde residía. Mas no podía plantarse allí con únicamente la maleta, sino que al menos necesitaba un presente que poder entregarle en el momento en el cual la viese llegar. No era lo mismo encontrarse allí con las maletas solamente que además de las maletas, un estupendo ramo de rosas. Esos pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Antes de llegar a su destino principal, ordenó al taxista que se detuviese en la floristería más cercana, el cual lo hizo sin rechistar. Una vez llegaron, se bajó del vehículo y penetró en la floristería, comprando educadamente un enorme ramo de rosas rojas. El embriagador aroma que desprendían pronto llegó a sus fosas nasales, sacándole una leve sonrisa. Luego regresó al coche y el mismo aroma invadió el habitáculo. Erick ignoró por completo la mirada de extrañeza que le dedicó el taxista, sólo pensaba en su familia, en volver a ver a aquellos seres que quería con todo su ser.

Desde que conoció a aquella chica, el demonio cambió claramente. Era otro.

Al fin llegaron a su destino. Le pagó la carrera al taxista y éste se marchó. Antes de dirigirse hacia la puerta del edificio de apartamentos, sacó su teléfono móvil del bolsillo y llamó a su padre, el cual posiblemente se encontrase en la casa.

Aún no ha llegado a casa, tranquilo —una grave voz sonó al otro lado del teléfono y a dicha voz se le sumó una algo más chillona armando escándalo—. ¡Estate quieto!

Vaya, vaya —rió el demonio menor ante la situación. Quiera que no era bastante cómica—, el gran Astaroth trabajando de niñera. Jamás me lo hubiera imaginado.

Más respeto o te arruino la sorpresa, insolente —amenazó el padre de Erick, ciertamente cabreado por la insolencia de su hijo—. En cualquier caso, Kyouki llegará dentro de poco, así que prepárate... Para dos cosas: para su llegada y para la hostia que te daré cuando ella no esté. He dicho.

Acto seguido la llamada se cortó. Erick dejó escapar una pequeña carcajada por lo último que mencionó. Además de haber estado trabajando para ganar dinero, estuvo entrenando duro para poder vencer a su padre, así que quizá pudiese vencerlo. Ese duro entrenamiento se vio reflejado en sus manos, pero como era costumbre en él, las llevaba cubiertas por sus guantes negros. En cualquier caso, el demonio estaba nervioso.

Se posicionó delante de la puerta, sujetando entre sus manos aquel enorme ramo de rosas. Su respiración se agitó fruto del nerviosismo, pero estaba contento. Fruto de dicho nerviosismo, comenzó a caminar de un lado a otro, esperando la llegada de su amada.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.