Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

.~✯Un Héroe Inesperado✯~. (Priv Asahi)

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Nishinoya Yuu el Dom Mar 27, 2016 9:07 am
Ya tenia apenas unos día en la hermosa ciudad de Camberra le había encantado la zona se había puesto a hablar con unas chicas de universidad y con un amable ancianita que le regalo unas galletas cacera ¡El mejor día de todos! por supuesto, había pasado toda la mañana caminado, viendo las tiendas y pensando en como seria al entrar en clases desde ya le estaba dando flojera pero tenia que admitir que hasta el momento había visto a dos hadas y muchos demonio conviviendo con aparente tranquilidad. No era algo normal pero a sus ojos parecía un lugar increíble por la variedad además el ambiente en él día se le antojaba acogedor.  

Ya no le quedaban galletas se las había comido de camino al tren. Era una lastimas porque la señora cocinaba muy bien. ¿Tal vez debería hacerle una visita y llevarle flores? ¡A quien no le gustan las flores! Sin darse cuenta del tiempo y de sus pasos llego sin problema a la estación para tomar un tren que lo llevaría de regreso al motel en que se estaba quedando en Haus para poder descansar un poco y volver a salir. Nishinoya Yuu nunca, de los nucas, jamás de los jamases podía quedarse quieto en un solo lugar por más de tres horas. 

Monto al tren y se puso a contemplar el paisaje. Era tan diferente a su querido Japón y eso estaba bien. ¿Algo de diversidad no mataba a nadie? pero su error fue que no noto unas miradas traviesas que le seguían los pasos por la estación. Iba a comprar un helado en la tiendas internas pero... algún movimiento en su bolsillo trasero le izo girara y ver a dos idiotas tratando de sacar su cartera del bolsillo de su pantalón. Nunca olvidaría esas estúpidas sonrisas prepotentes y menos esa melenas verdes. Yuu le tomo de la muñeca con fuerza para que soltara su cartera, pero como era de esperarse ya tenia al otro acertando un golpe, más bien una patada de lleno en su cara. Así empezó, dos contra uno, golpes iban y golpes venían. 

Sabía que estaba sangrando podía oles su sangre, le escurría de la nariz y el labio. Y la ira exploto dentro de él. Agarro a uno del cuello y comenzó a darle de golpes a puño cerrado y por alguna estúpida razón aquellos par de zorros del demonio parecían divertidos. Y fue cuando se dio cuenta de porque: uno de ellos tenia magia de fuego y había notado su debilidad con demasiada facilidad. Llevaban ensarzados a lo mucho veinte minutos y parecía que ni un alama pasaba por ahí, tal vez para no mecerte o solo para evitarse problemas. Mal para Nishinoya. 

Alguno de esos idiota le pego otra vez y justo en la nariz ahora que estaba cansado, sentía el dolor... y dolía bastante. Pero de alguna forma sentía que solo estaban jugando con él. Las lagrimas se le resbalaron por las mejillas y los escucho reír, se sentía impotente. Lo empujaron hasta dejarlo sentado en el piso contra la pared. 

Genial, aun no empezaba las calases y ya se estaba metiendo en problemas. Y fue cuando noto la magia de agua del otro. ¡Genial! por lo menos ahora podía dudar de que supieran a que era débil, pero el gemelo que desprendía el aura de fuego le estaba sofocando. Aunque tal vez Yuu en su enojo no lo mostrara. Se sentía un poco patético pero no se iba a rendir sin pelear, aprovechaba que los gemelos del demonio estaban discutiendo sobre algo para ir recuperando el aliento. Odiaba el sabor a sangre en su boca. Verdaderamente lo odiaba.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Azumane Asahi el Sáb Abr 30, 2016 8:14 am
Había llegado hacia más o menos un mes a la ciudad, había querido conseguir un departamento pero en la academia le ofrecían una habitación con un compañero, así que había decidido ahorrarse el dinero que iba a gastar en un departamento y aceptar la habitación que le habían ofrecido en la academia. No llevaba mucho y en realidad no había viajado alrededor de la ciudad porque había tenido miedo de encontrar cosas que no pudiera manejar. Pero, finalmente había decidido salir y estaba seguro de que la gente que estaba ahí, se asustaría con él como si fuera alguna especie de criminal del que tuvieran que defenderse. No entendía porque la gente a su alrededor siempre le juzgaba como si fuera malo y ni siquiera lo conocían, resultaba bastante molesto para Asahi, aunque nunca dijo nada porque le parecía reaccionar mal. Se preguntaba porque había nacido con una expresión tan molesta como esa, la gente siempre le tenía miedo y detestaba eso.

Se había ido en autobús desde la academia a la ciudad de Canberra, donde pudo analizar los museos, comprar diferentes souvenirs y conseguir algo para las clases, aunque fuera una mochila o algo para sus cuadernos. Tenía una pequeña sonrisa porque había comprado unos cuadernos muy monos y un osito de felpa que seguramente le haría compañía en las noches. Le encantaba tener osos de peluche, siempre se sentía cómodo cuando los usaba. Se dejó ver una pequeña sonrisa en sus labios, y se quedó observando a la gente que estaba entrando al mismo tren que él, entre ellos había un joven algo corto de estatura, realmente lindo. Tenía un mechón rubio en la cabeza y se quedó observando porque se veía realmente tierno. Intento no observarlo demasiado, porque se daba cuenta de que su mirada a veces era demasiado penetrante, no quería verse descubierto mientras observaba a aquel chico. Ya era suficiente con las miradas extrañas que le dedicaban en ocasiones.

El joven se bajó en una estación del lugar, pudo darse cuenta de que un grupo de jóvenes le estaba atacando, lo que provocó que también bajara en esa estación. No podía soportar como le hacían daño a alguien, aunque no lo conocía tenía una sangre, algo en la sangre que le obligaba a proteger a cuanto débil pudiera encontrar en su vida. Frunció el ceño y lanzó la bolsa de plástico con el pequeño osito de felpa a los pies de una niña, esperaba que cuando volviera permaneciera ahí pero no podría hacer nada para recuperarlo, y la verdad aunque podría cargarlo, prefería que no se ensuciara de la sangre de aquellos sucios malandrines que osaban dañar un rostro tan hermoso como el de ese chico menudo y curioso.

Se acercó a uno de los sujetos que estaban empleando magia y antes de que se diera cuenta de su presencia, le atestó un puño en la quijada al hombre que estaba utilizando magia de agua, la cual nunca había visto en acción y posiblemente se quedaba un poco aturdido por ello. Pero, igual lo golpeó, y luego, empujó el cuerpo del joven a un lado, lejos del foco de ataque. Golpeó a otro sujeto con el codo en la cabeza, estaba seguro de que eso podría causarle algún daño, pero no le importaba. Hizo un sonido bofo, el tercer sujeto se alejó corriendo, aunque el que recibió un puñetazo aún tenía intención de pelear, lo ignoró y se dirigió al joven tumbado en el suelo.

¿Estás bien?— Cuestionó con una sonrisa tímida.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Nishinoya Yuu el Dom Mayo 29, 2016 4:53 pm
Odiaba sentirse débil pero no dipodia hacer nada respecto la hecho de que era débil ante la magia de fuego, su orgullo estaba dolido podía pelear, sabía que podía pero no estaba en condiciones y ya las lagrimas se le resbalaban por las mejillas traicionando todo intento desesperado por retenerlas, un ultimo golpe de uno de aquellos ladrones justo a su costado le izo escupir un poco de sangre mientras se sujetaba la ultima zona golpeada, ¿porque su vista estaba borrosa? 

Cierto, había sido empujado con más fuerza de la necesaria para mover su pequeño cuerpo al punto que termino chocando con una pared, agradecía que le hubiera alejado de aquel par de idiotas, pero realmente agradecía que le ayudara, sentía que la magia de fuego no le alcanzaba donde fue dejado, pero seguía agotado. Solo podía respirar pesadamente mientras miraba a su salvador pelear con elegancia. 

A los ojos del ángel caído aquel hombre era el mejor. Tan genial. Pero a duras penas podía esbozar una sonrisa, bastante patética si esta de más recalcar; cuando pareció aquel sujeto que parecía un titan. La pregunta tan llena de amabilidad y preocupación conmovió el corazón del más bajito y le regalo una sonrisa más cálida y agradecida. Pero ser sincero era su pecado -He estado mejor... gracias por -cof- todo. -era curioso que aun herido tenia la fuerza para sonreír un poco. 

Pero su vista paso del castaño al sujeto que pretendía atacar a su héroe mientra le daba la espalda; Yuu estaba seguro que aquel sujeto se había ido -¡Cu-Cuidado!- señalo tras su espalda. Y usando un ultimo recuso, lo poco que le quedaba de energia genero un débil escudo para su titan. Tal vez frenaría el primer golpe y se romería.

Era tan débil aquel escudo que apenas tenia color. 

Solo cerro los ojos y se dejo caer en una pequeña inconsciencia, tal vez un desmayo momentáneo, tal vez demorara un poco más. Solo quería seguir despierto para ayudarle a patera los traseros de aquellos imbéciles ladrones de poca monta y agradecer correctamente a su salvador. 

Aunque Nishinoya cayo en la inconsciencia, aquel golpe que iba dirigido hacia el amable titan, fue frenado a duras penas dando tiempo al castaño si bien quitarse o devolver el golpe. Sin duda un héroe inesperado a su rescate. Momento. ¿Eso lo hacia la princesa en desgracia? -¡NO!- dejo de golpe saliendo de la inconsciencia ¿cuanto duro?

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Azumane Asahi el Sáb Jun 25, 2016 3:23 pm
Detestaba a la gente que abusaba de los débiles, no entendía porque lo hacían, no había nada bueno en hacerle daño a la gente inocente y si, había demasiada gente mala en el mundo a la que podían hacerle daño en lugar de hacérselo a las personas que eran más agradables. No entendía porque carajo el mundo era tan imbécil como para hacer eso. Estaba completamente molesto, ¿por qué la gente era tan imbécil como para meterse inconscientemente con la gente débil? Dejó escapar un suspiro de incomprensión, lo bueno es que se había sentido muy bien al golpear a uno de esos sujetos directamente en el rostro. Sentía toda la fuerza y coraje emanando de sus puños y propagándose en un golpe contra el imbécil que estaba sobre ese pequeño cuerpo.

Golpeaba con fuerza, aunque solamente era necesario que detuviera a aquellos sujetos, aun así se encontraba molesto y aunque detestara las peleas, amaba la sensación de libertad que le provocaba pelear con los demás. La adrenalina y las ganas de vengar por completo a ese pobre chico, estaba asustado y molesto. Asahi tenía miedo porque sentía que de nuevo se estaba convirtiendo en una persona diferente a la que era. Se asustaba porque cada vez que se peleaba sentía que estaba siendo una persona diferente a la que intentaba ser en ese momento. Asahi no podía dejar pasar los problemas, no cuando había un chico hermoso en problemas. Lo mismo le pasaba con niños o mujeres mayores. No podía evitar meterse en problemas cuando era necesario.

Se acercó al pequeño cuerpo, al cual había empujado sin preocuparse mucho al principio. No le era importante, hasta ese momento, revisar como estaba. Sin embargo, Asahi sabía que no había mucho tiempo porque uno de esos malditos se levantaría e intentaría golpearlo. El chico le advirtió de peligro e invocó fuego para protegerle, segundos después, se desmayó. Le acomodó lo mejor que pudo en el suelo y se giró lentamente para mirar a ese chico con molestia. Se giró de inmediato y lanzó un puñetazo contra el chico que estaba atacando de nuevo. Realmente detestaba que se metieran con el más débil, no entendía ese interés por hacer el daño. Si recibió algo de daño, había sido golpeado por el rival, pero no le había importado. Se había lanzado sobre el cuerpo ajeno y lo había llenado de golpes y puñetazos en el rostro…

Si sabes lo que te conviene, te irás ahora mismo. O te haré trizas.— Su voz es ruda, como nunca en la vida. Habla con fiereza, amenaza con el puño e intenta que el sujeto se aleje. Pero no lo hace, Asahi se ve en complicaciones, porque no quiere cumplir la promesa que hizo. Tiene miedo.—Te lo dije…— Le da un golpe, en la cara y espera dejarlo inconsciente, en realidad, no espera, toma al chico y lo carga para correr lejos de ahí. Necesita huir, no atraer más estúpidos.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.