Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

La semilla del compañerismo [Priv. Apolo]

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Revo Levallois el Sáb Feb 27, 2016 11:01 pm
Caminando en la amplitud de la academia se encontraba el hombre de castaños cabellos, como siempre portaba su rostro serio de no querer hacer amigos y hoy especialmente parecía de mal humor. Llevaba unas especies de carpetas o archivos sostenidos bajo su brazo derecho y sus apresurados pasos solo delataban la prisa que tenía por dejarlos en su lugar de trabajo. Haber tenido excelentes calificaciones y un buen currículum no lo salvaba de cometer fallos; Cómo todavía era nuevo en la academia, aún no se había aprendido bien las salas y los caminos del territorio, por lo que siempre andaba con el tiempo justo debido a que se solía confundir de lugar. No fue la excepción cuando girando por un par de esquinas, acabó dando al terreno exterior, adornado por otras salas que nada que ver tenían con la que el hombre andaba buscando.

Parando en seco su movimiento, le echó un vistazo al reloj de pulsera que llevaba en su muñeca izquierda. Al diablo, ya iba atrasado por diez minutos, y aunque no supusiera una pérdida tan grande, Revo lo consideraba como una falta muy grave que acababa de cometer. Incluso tuvo que realizar un grandioso esfuerzo por mantener bajo control sus impulsos y no tirar todos los papeles por el suelo. Trató de respirar lenta y profundamente, no era bueno ponerse tenso porque de manera inconsciente acababa recordando todos aquellos sucesos malos de su vida en los que tanto esmero ponía por olvidar y pasar página. Ya fuera el canto de un pájaro, el color de una flor o el sabor de una bebida… Cuando andaba de mal humor, todo le recordaba a los gustos de su difunta esposa, y la dolorosa realidad de saber que jamás la volvería a ver, lo volvía más furioso aún, entrando en un estado de tristeza y melancolía a los minutos posteriores.

Por el amor de dios, miró hacia atrás y no pudo evitar soltar una sonrisa burlona hacia su propia persona. ¿Cómo había sido capaz de salir del edificio sin poder darse cuenta? Sonaba incluso patético. Mientras desviaba la mirada, unas instalaciones le llamaron la atención y con la mente rendida a poder llegar con tiempo para lo que se proponía, decidió simplemente “perderse” en sí mismo.
Un invernadero ¿Eh? Desde luego este lugar alberga mucha variedad de sitios.Musitó para sí mismo en un tono bajo mientras entraba levemente al lugar. No podía negar que las vistas captadas por sus orbes lo dejaron hipnotizado por unos segundos. De por sí Revo no era un amante de la flora o la vegetación, pero esas plantas, esos espacios… Todo era tan verde y silencioso que al hombre poco le faltaba para pensar que había dado con un lugar de ensueño.

Caminó por árboles de apariencia exótica y plantas con extrañas formas hasta llegar aproximadamente donde podría considerarse el centro del lugar. Allí aguardaban plantas de mayor tamaño que si bien a Revo lo dejaban bastante asombrado, no dejaba que en su rostro se notase. ¿Qué excusa pondría para no estar haciendo su trabajo? Aún llevaba los archivos bajo el brazo y el peso comenzaba a molestar.
Uhm… Que alguien como yo esté perdiendo el tiempo por aquí… ¿Me pregunto en qué clase de persona me habré convertido?Se preguntaba a sí mismo, y razón no le faltaba, ¿En qué clase de hombre se había transformado? Desde que tenía uso de la memoria, él no solía ser así para nada. Aunque era de suponer que ciertas experiencias hacen que algunas personas cambien, incluso si es en algún aspecto muy propio de ellos.

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.