Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

Sirius Orion Black

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Sirius O. Black el Dom Feb 14, 2016 4:34 pm
This is who I amDescripción psicológica
Sirius es un hombre astuto y brillante, demasiado inteligente pese a su personalidad de presuntuoso, arrogante y presumido muchacho. Es valiente ante todo, pero demasiado pasional. Él deja que sus acciones sean manejadas e incluso gobernadas por sus propios impulsos. No suele medir las consecuencias sino hasta las reacciones que tienen sus actos. Su primera impresión con cualquiera puede ser muy mala, ya que tiende a ser un patán hasta descubrir las intenciones de quienes le rodean.

Sus convicciones son lo más importante. Cuando se enfada es de lo más grosero, vulgar y pedante; llegando a olvidar los escasos modales de los que goza, pero su personalidad infantil es la última preocupación cuando eso ocurre. Como se ha mencionado, es demasiado inteligente. Pero también, es muy leal. Jamás traicionaría a alguien aunque eso le costara la vida propia. Es simpático, agradable y divertido con quien quiere serlo. Es muy orgulloso, debido a la educación en su casa, más que ha otra cosa. Es muy solidario, perfectamente capaz de poner a todos antes que a él mismo, a pesar de su inmadurez. Lo positivo que le ha dejado su familia, ha sido, la elocuencia y el repertorio de modales y educación, cultura, saber la forma correcta de comportarse, los principios de un caballero y las actitudes de las palabras y los gestos. ¿El problema? Prefiere hacer todo lo inverso a lo que se le educó.

No puede pasar mucho tiempo sin hablar porque el silencio le perturba; rellena bien los silencios incómodos, o busca hacer algo con tal de que los demás rían. A pesar de estar siempre en el barullo y proyectándose, es apasionado; todo lo que hace, sea bueno o malo, lo hace con tal pasión que no quedan dudas de que lo hizo con todo lo que pudo. Es mucho menos sensitivo que otros, lo cual lo vuelve más agresivo e incluso un poco cruel. Brutalmente honesto, no se calla nada, simplemente dice lo que quiere, cuando lo quiere y a quien quiere, sobre todo si la situación le saldrá benéfica. Porque bueno, a Sirius nadie lo calla. Mentiroso, tramposo y todo lo que termine en “oso”. Manipulador por excelencia, además de emitir un ligero misterio, ya que, a pesar de su vida personal; se siente fuera de lugar pero no busca ser aceptado, le ha faltado cariño y sentirse solo es de las peores situaciones que puede vivir.

Es curioso, jamás puede resistirse a algún misterio o tipo de reto. Apuesta cada que le es posible y además utiliza toda esa gran creatividad para hacer las cosas más imaginativas e imposibles de imaginar.

Vengativo, él no sólo se enoja, se retribuye. No da segundas oportunidades, y claramente, es incapaz de perdonar. No juzga a las personas sin antes conocerlas, pero es fiel partidario de “Mejor no te me acerques”. No es como si fingiera hacerle el duro, o el frío e inquebrantable chico malo. Pero sí, en realidad el papel le queda bastante bien. Le encanta coquetear. Mujer u hombre, lo que sea, simplemente alguien con quien pasar la noche y calentar la cama. Nunca le dirá no a una aventura. Es irresponsable, suele opacar lo maravilloso que es porque es demasiado alborotador.
Sirius Orion BlackPadfoot19 añosInglésPansexualMagoUniversitario
Wanna know me better?Historia
Nacido en  la noble cuna de la familia Black, Sirius Orion, fue tratado de la misma forma en la que se trata a alguien de la realeza. Nunca le falto nada, pese a que el joven Black nunca fue lo que su familia esperaba de él, lo cierto es que nunca le hizo falta nada. Si quería comer algo en específico, se lo daban; si quería una fiesta espectacular solamente con el fin de hacer gastar a su familia el dinero que tenían, lo hacían. Sin embargo, el joven Sirius Black nunca se sintió el cerote más grande del mundo, si vivía la gran vida, pero los odiaba a todos. «Culos cagones se asoman por los balcones para lanzarle las sobras a los más pobres; que se vayan todos a la verga», solía decir el joven Black cada vez que le jodían la vida.

Sirius tenía todo lo que quería, excepto algunos bienes que había comprado con el sudor de su frente. Una colección de guitarras que su madre odiaba por ser escandalosamente molestas y de mal gusto, una bonga donde se daba sus buenos viajes (algunas veces con mota, otras con tabaco saborizado), un tocadiscos fino que servía para escuchar toda esa música de putas y bastardos que su madre detestaba, y lo más importante de todo... Su preciosa Shirley, una Harley negra con detalles en rojo y dorado. Si Sirius podía hacer algo para molestar a su madre, lo hacía; ese era su más grande placer, joderle las bolas a Walburga Black, porque si, él estaba  de que su madre era un puto hombre.

No hay mucho destacable en este punto de su vida, sin embargo cuando Regulus nació, el joven Black perdió mucha importancia para sus padres, dejando de consentirlo de la forma en la que lo hacían. Eran mucho más serios con él y sus responsabilidades escolares. Él era un Black y como uno debía cumplir con ciertas cosas. Regulus, a diferencia de su hermano mayor, era todo lo que sus padres querían; un perfecto riquillo mimado que tenía todo lo que le podían dar, que quería más, mucho más. Sirius y Regulus tenían algo en común, los dos eran ambiciosos, pero Sirius conseguía las cosas de la forma limpia, Regulus no.


Cuando tenía cinco años, se habló de una jauría de hombres lobos, salvajes y coléricos con la maldad del ministerio de magia que no podían aceptarles como si fueran inhumanos, siendo que solamente se trataba de humanos que habían sido convertidos por algunos que si eran animales. Había uno, Fenrir Greyback, que era quien estaba moviendo a esa horda salvaje entre los bosques de Inglaterra. La gente estaba sumamente aterrorizada, excepto su madre. Ella iba por ahí diciendo a gritos que era porque los años oscuros estaban llegando y que cualquier imbécil que fuera mordido por uno de esos malditos, se lo tenía merecido, por ser “impuro”, “híbrido”, o cualquier otra mamada que la familia Black murmurara. Al saberse seguro, Sirius solía solamente leer el periódico para enterarse de lo que estaba sucediendo más recientemente en la ciudad. Por curioso, sabía que las transformaciones de licántropos eran horribles, estaba preocupado por los dolores que los humanos inocentes (los traidores a la sangre, como decía su madre) sufrieran algo tan doloroso y casi mortal.

Cuando cumplió ocho años, una familia comenzó a trabajar para su familia. Algo corto, como tres meses, recuerda que dijo su madre. La verdad, no entendía porque su madre contrataba a los impuros que tanto odiaba así que pensaba que era porque tenía un plan para hacer alguna de sus maldades, si podía evitarlo lo haría. Pero tenía algo de pena por los maltratos que le darían a esa familia.  Sirius recuerda cada detalle de la primera vez que le vio, ellos habían salido a una “comida familiar”, y cuando volvieron encontraron a la nueva servidumbre de la familia Black, a Sirius por lo general no le interesaba forjar amistad con nadie. Pero cuando le vio, se dio cuenta de que el joven estaba algo nervioso, con las manos presionando la tela de sus raídos pantalones café, los cuales parecían más planchados de lo que estaba su ropa, extremadamente desordenada (claro que eso lo hacía para molestar a su progenitora).

Por la noche del mismo día, Sirius pensó en la maravillosa idea de conseguir unas ranas del lago que estaba cerca de la casa para ponerlos entre las ropas limpias de su madre o entre las botellas de alcohol que solían degustar al atardecer. En esta ocasión, el motivo de su molestia, se debía a que Sirius le había pedido un perrito, uno que habían visto en su salida familiar, pero su madre no lo había querido llevar. Era bonito, peludo y negro, era hermoso, pero no, su madre dijo que esos eran animales sucios y que si él prefería le podía conseguir un gato. Regulus alagó la idea, pero él no quería un estúpido gato, ellos eran ariscos como su puta madre. Él, Sirius Black, quería un perro tierno y que moviera la cola, que siempre tuviera ganas de verle. En fin, el punto es que estaba Sirius en el lago intentando cazar unas ranas. El chico que había visto, el de los pantalones alisados y el cabello bien peinado, aquel que parecía mucho más rico de lo que Sirius se había visto con su vestimenta descuidada; le había hablado mientras estaba en su misión, el joven Black perdió el equilibrio y casi cae, pero el joven de buen cabello, alcanzó a sujetarlo e intentó evitar que cayera, aunque bueno, los dos terminaron remojados en el lago.

Sirius nunca había reído tanto, la risa explotó en su garganta, ruidosa e incontrolable, como solía sr todo el tiempo en él. No pasó mucho tiempo para que pudiera escuchar su risa también, su nombre era Remus… Y él era muy lindo. Y listo, su madre le había hecho por algún motivo su tutor, después de algunas semanas que el chico y su familia permaneció en el trabajo de su casa. En sus encuentros, los cuales casi siempre se ubicaban a altas horas de la noche, Sirius solía contarle lo mucho que odiaba a su familia. A su madre, controladora obsesiva; su hermano, el perfecto clon de su madre; y a su padre, que parecía importarle poco todo lo que se encontraba a su alrededor. Aunque lo entendía un poco, él estaba casado con alguien como su madre, debía ser muy molesto.

Aquellos tres meses pasaron tan pronto, que Sirius olvidó por completo que Remus Lupin tendría que irse, él creyó que estarían siempre juntos, que serían los mejores amigos. Pero se había equivocado, él iba a irse. Lo supo cuando su padre y su madre estaban hablando de las magníficas cenas que se daban con la señora Lupin, que extrañaría el trato de la mujer, pero que no quería que sus hijos tuvieran relación con un sangre mestiza, y otras cosas que ya no quiso escuchar debido a que se fue corriendo a su habitación. Sin embargo, entrada la noche tuvo una visita en su habitación, era Remus. Había subido por la enredadera que usaba para escapar cuando estaba harto, Remus se veía agitado. Sirius quería hablar con él, pero antes de que tuviera tiempo para decirle algo, Remus había comenzado a hablar. Comenzó por el principio, toda su historia, pero le shockeó una parte. Le dijo que él era un hombre lobo, como había sucedido, que no quería irse, que debía irse. Sirius estaba procesando la información, no se imaginaba todo el dolor que tenía que pasar cada luna llena y eso explicaba los días en los que se encontraba enfermo… Se sentía mal, Sirius sabía que estaba mal, pero no podía hablar, no podía decir nada.

Se quedó unos segundos en silencio, incapaz de abrir la boca y pronunciar cualquier palabra. Pero Remus ya se había ido, tembloroso, se acercó a la ventana y gritó «Remus, vuelve.», pero no obtuvó respuesta, «No te odio, nunca podría odiarte…», pero ninguno de sus gritos obtuvo lo que quería, Remus no volvió, ni le prometió que volverían a verse.
Pasaron muchos años, remontando en la adolescencia del joven Black, bueno en las calificaciones, conoció a James Potter en una cena familiar, mucha gente había ido, gente de sangre pura. Sirius estaba aburrido y James estaba planeando algo para volver todo más divertido. Mejor. Sirius y James se volvieron mejores amigos conforme pasaron los años, cuando se graduaron, Sirius le informó que sería enviado a una buena universidad en Australia, para estudiar química o bioquímica, quizás nanotecnología. James iría a otra parte, pero posiblemente se encontrarían ahí. Los amigos se separaron y Sirius partió a la universidad de Greenlight.
Other things you should knowOtros datos útiles

•Gustos•
♠ Las travesuras.
♠ Pasar la noches, algunas veces solo con sus pensamientos y también bajo la lluvia.
♠ Las golosinas.
♠ El sexo.
♠ El rock.
♠ Las bromas.
♠ Las risas.
♠ Ganarse diversas palizas y regresarlas.
♠ La comida, si, todo tipo.
♠ Alardear sobre la vergüenza que es para su familia.

•Disgustos•
♠Su familia, especialmente la mosca muerta de su hermano.
♠ Que le mientan.
♠ La hipocresía.
♠ Perder.
♠ Que su palabra pierda valor.
♠ La falsedad y la ignorancia.
♠ Los espacios cerrados.
♠ La falta del sentido del humor.
♠ Los límites y las reglas.


•Adicciones•
♦Fuma cigarrillos.
♦Bebe sin control en las fiestas.
♦El sexo.

•Anexos•
♣ Odia las pulgas.
♠ Suele citar mucho al destino.
♣Le gusta leer, aunque no lo demuestre.

•Poderes•
♠ Se puede transformar en perro, Padfoot
♠ Puede utilizar poderes relacionados con la oscuridad (Magia negra, maleficios).

•Debilidades•
♠ Es débil contra la magia blanca.
♠ Por algún motivo, el agua es un elemento débil para él.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Astarte Da'Oltre el Lun Feb 22, 2016 9:10 pm
Aceptado
Ficha Aceptada.
Perteneces a los dormitorios
-FEUERROTE-
No olvides pasar por los registros.



Localización : Donde se me antoje. Mientras no me necesite algún Greenlight.

Ver perfil de usuario
avatar

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.