Greenlight Academy Rol
I.
II.
III.
IV.
V.
La academia Greenlight, reside dentro del pueblo de Haus, comprado y fundado por Adelbert Greenlight. En las cercanías de dicho pueblo, podemos encontrarnos con la capital de Australia, Canberra, donde se puede llegar en tren, camión e incluso en bicicleta. Los estudiantes, funcionarios o habitantes pueden llegar a Sydney en cualquiera de los transportes señalados, así como también tomando un avión con ese destino, si se cuenta con el dinero apropiado.
Datos necesarios
Aquí puedes encontrar los expedientes de los personajes que ya han sido creados en el foro o también puedes ver más fácilmente donde ubicar la ficha de tu personaje en creación.
Para elaborar tu ficha
03

Feuerrote

06

Lauftgrau

07

Wasserblau

05

Blattgrün

Jefe FeuerroteV. Greenlight
J. LauftgrauDisponible
J. WasserblauDisponible
J. BlattgrünDisponible
Ella Greenlight

Hija del Director

Vicious Greenlight

Hijo del Director

Adelbert Greenlight

El director

Lorelei Luhrmann

Ex-esposa del Director

EllaGreenlight
ViciousGreenlight
AdelbertGreenlight
LoreleiLuhrmann
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Mejor AAAApellido
Últimos temas
» ¿Reencuentro? [Priv. Remus]
Lun Nov 28, 2016 10:32 pm por Remus J. Lupin

» Paciencia impaciente (Priv. Suiren)
Miér Oct 12, 2016 11:03 pm por Sophie Blanc

» The sweet girl [Priv. Desirée]
Dom Sep 18, 2016 8:06 am por Viktor von Westermann

» Paradise Pradise {P}
Vie Sep 16, 2016 9:22 pm por Sam Ebony

» ►I'm not in love, but the sex is good◄ Priv. Christy
Jue Sep 15, 2016 3:56 pm por Sam Ebony

» «No pertenezco.» [Priv. Will]
Miér Sep 07, 2016 12:16 pm por Nico Di Angelo

» [Normal] ♕ Return Of Kings
Vie Jul 22, 2016 7:35 pm por Invitado

» recreo (priv. Desiree)
Jue Jul 14, 2016 12:13 am por Chastiefol

» Sweet Scent {P; Desirée}
Lun Jul 11, 2016 3:31 pm por Desirée Bonheur

Afiliados
Afiliados Elite 00 de 40
afiliados Hermanos
Directorio

DO I WANNA KNOW

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo

Mensaje por Haseo el Mar Ene 19, 2016 8:11 pm
Estaba en la biblioteca buscando la paz interior con un Viejo libro el cual era el último bestiario de la edad media que estaba en el estante de esta gran y bella biblioteca que almacenaba una gran cantidad de conocimiento, mi presencia apenas se sentía por el ruido al pasar las hojas del libro mientras lo observaba sin descanso, las paginas eran delicadas por su antigüedad, no me imagino que tanto hubiera tardado el autor en escribir o recolectar toda esta información.

Mire a los lados viendo a algunos estudiantes los cuales no eran muchos pero hacían suficiente ruido como para hacer que me levantara y caminara con el libro entre los brazos buscando un lugar más desolado para poder seguir leyendo con calma.

Llegue al otro lado de la entrada al fondo de la biblioteca, el joven ya no sabía en qué sección se encontraba pero era el lugar perfecto para seguir su lectura sin distracción empezando con estirar sus brazos y tomar una gran bocanada de aire sentándose en el suelo y abriendo su libro donde lo había dejado dando un pequeño crujido con sus dientes al escuchar unos pasos cerca.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ekaterina Akeila el Jue Feb 04, 2016 9:43 am
Había llegado a petición de Sam Ebony, su mejor amigo conocido por internet, algo poco práctico. Y aunque se habían encontrado entre ellos un par de veces desde la primera vez que se conocieron. La verdad es que Ekaterina continuaba algo escéptica sobre Sam Ebony siendo un viajero del tiempo. Pero, lo cierto es que había encontrado un buen amigo en aquel chico medianamente depresivo, se había dado cuenta de que aunque él fingía ser el más cool de todos, la verdad era el que peor se relacionaba con los demás. Todo eso de ser cool y popular eran simples trabas para que la gente no le conociera mejor y que no se dieran cuenta de quién era realmente. Era realmente inseguro y aunque pocas veces había visto eso en él, estaba segura de que ambos sabían exactamente lo mismo del otro. Todos sus secretos.

Ekaterina había pasado un gran tiempo enamorada de Sam, no estaba segura de porqué. Hasta que él le confesó que solamente sentía afecto hacia los hombres y que a ella solamente la veía como una buena amiga. Un golpe bajo, especialmente, considerando que nunca había creído que lo conocido como “friendzone” fuera real. Dejó escapar un suspiro, estaba algo confundida por la situación, porque Sam le había hablado para que le ayudara con su problema romántico, estaba profundamente enamorado de un chico completamente heterosexual. Ekaterina no sabía que era peor, haber ido a la academia apresuradamente porque tenía deseos de verle o saber que estaba yendo a la academia para hacer que la persona que le gustaba consiguiera hablarle al pequeño chico heterosexual que le gusta a Sam… De cualquier forma, por los problemas con su madre, ella llegó realmente rápido a la academia. A Australia, prácticamente escapó.

Llegó a la vieja biblioteca de la academia, una de las pocas cosas que le había atraído la atención, estaba segura de que en una biblioteca tan grande podría encontrar información sobre los guardianes de los que le hablaba su abuela, de los guardianes que ahora sabía que eran reales y que ella era uno de ellos. Estaba curiosa sobre quienes podrían ser aquellos que completaban el pentagrama. Tenían que ser cinco guardianes, solamente que no sabía quién podría ser el quinto elemento. Un guardián azul, un guardián verde, uno rojo, uno amarillo y un guardián morado. ¿De quienes se podría tratar? Pero para descubrirlo, necesitaba encontrar el libro para poder descubrir donde tiene que buscar para encontrar a esas personas, sería posible que el destino los hubiera acomodado a todos en el mismo lugar, a la espera de encontrarles. Sería fantástico, también.

Se metió por un pasillo, uno de magia. Para comenzar a buscar por ahí, cuando entró no pudo evitar maravillarse con lo enorme del sitio y con lo mágico de toda la información que podría encontrar ahí. Sabía que había una sección prohibida de libros, pero solamente se podía entrar con la llave del prefecto del consejo estudiantil. Y quizás algún día, ella misma lo era y podría entrar. Vio a un chico que alcanzaba un libro y se tomó la larga falda del uniforme para hacer una breve reverencia, como saludo matinal.

Buenos días, joven.— Murmuró con una parsimonia increíble.


Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Haseo el Jue Feb 04, 2016 1:40 pm
Los pasos parecían acercarse más y más pero prefería ignorarlos, el libro tenía casi toda mi atención, había demasiadas razas que se podrían creer que muchas eran falsas y podían ser problemáticas dependiendo como se trataran con ellas pero el solo se centró en los tipos de dragones los cuales eran sus razas aunque el nombre antiguo que le había dado el anciano de la tribu no aparecía en el libro, la mayoría de dragones estaban descritos por los colores y algunas sub-Razas como wyvert o híbridos los cuales les escaseaba la información pero que se le podía hacer, iba a empezar a maldecir por la falta de información que tenia de sí mismo, no sabía por qué los dragones del clan lo alababan pero no le contaban nada y siempre intentaban mantenerle muchas cosas en secreto, por eso debía dejar las cosas de lado antes de hacer otro escándalo en uno de sus pocos lugares  especiales que tenía para tranquilizarse como la biblioteca.

Los pasos que venían en dirección hacia él se habían silenciados apareciendo una voz a unos pocos centímetros del lugar donde se encontraba “Buenos días joven” fue el único sonido que pudo escuchar haciendo que este tomara un poco de aire para tranquilizarse, levantando la mirada para observar al dueño de las palabras.

Provenían de una chica rubia, con ojos brillantes y un aire de tranquilidad, creo que ella era una persona educada aparte del resto de compañeros que me habían tocado en clases y al parecer necesitaba algo de mí o eso era lo que pensé rápidamente – Buenas - Soltando una suave sonrisa sin mostrar los dientes afilados que tenía por naturaleza solo porque recordaba que le habían dicho que debía ser más amigable con los demás estudiantes y algunos se sentían intimidados por los dientes afilados o por su actitud algo agresiva  aun cuando fuera mentira y no hubiera comenzado las peleas, ya habían hecho que fuera incontables veces al psicólogo  para ser regañado aunque ya  eso le daba igual, solté un poco de aire para preguntarle a la chica – en que le puedo colaborar, señorita – cerrando el libro y colocado sus ojos sobre la chica esperando no terminar  con la sangre demasiado caliente si terminaba siendo una persona irritante lo cual no parecía a simple vista

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ekaterina Akeila el Sáb Mar 26, 2016 11:27 pm
Como la chica realmente respetuosa que era, era normal y natural que hablara con la gente de la forma en la que lo hacía, aunque en muchas ocasiones parecía que la gente malinterpretaba a que se refería la muchacha cada vez que hablaba. Dejó escapar un suspiro, pero no uno muy visible, fue como un respiro rápido y fugaz, demasiado rápido como parecer uno. Cuando la pregunta del joven llegó, se dio cuenta de que no había mucho que decir, por lo general, era una persona conversadora, pero en ese momento solamente estaba buscando un libro sobre magia que le ayudara a entender mejor los regalos que le habían dado, esos poderes tan misteriosos que podrían colaborar para el bien o para el mal, esos poderes que segun Sam Ebony podrían competir con los de los Jedi o los Sith. Ese joven, aunque veía demasiada televisión había dado en un clavo, "el bien o el mal", la lucha eterna, si, sus poderes tenían función similar. Solo que la "Fuerza" funcionaba diferente. Ella tenía poderes que podían funcionar como iluminación o como negatividad, podía ser invencible del lado del mal, pero siempre hay más motivos para quedarse del lado positivo.

No es nada, solamente buscó un libro. No estoy segura de cual.— Se había acercado a un librero que explicaba la naturaleza de la magia pura y oscura, y había tomado varios libros al azar, para acercarse en la mesa más cercana. No tenía muchas intenciones de hablar con aquel chico, especialmente si podía evitarlo. No le gustaba hablar porque la mayoría del tiempo se encontraba con gente que pensaba que porque sabía del tema podía darle indicaciones o contestarle algo al respecto, siempre eran tan molestos e invasivos con la privacidad de otros. Di un cortés saludo y se apartó, de nuevo. Esperaba tener un poco de tiempo a solas, pero estaba un tanto equivocada.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Haseo el Miér Abr 06, 2016 10:26 am
Seguía mirando como la chica rechazaba mi ayuda pues no me afectaba mucho hasta mire los libros que escogió, algunos parecían contradecirse en sus teorías en el estudio de la magia, lo sabía ya había mirado muchos de esos libros, casi se podía decir que había mirado la mayoría de los libros que tenían en la academia, pero me preocupo un libro de color purpura que era un libro potencializador del rayo, una vez abierto el libro daba fuertes descargas eléctricas a su portador para entrenar la distribución de energía en el cuerpo.

Mi reacción fue algo brusca como para tocarle el hombro una vez ya se había sentado, solo me levante rápidamente dando unas zancadas para quitarle el libro de la mesa con un solo tirón y terminando algo agitado – lo sssiento essto ess algo peligrossso – se había salido mi viejo acento como si estuviera haciendo una mala broma de reptiles pero me calle  enseguida; tome un poco de aire para recuperarme y abrir el libro soltando un leve chispa confirmando que era el libro y cerrándolo de inmediato – no recomiendo que leas este libro solo por tu seguridad – con un tono más tranquilo y sin acento la mire fijamente solo unos segundos antes de retirarme.

no me mates:

me toco responder desde el cel T.T  no me mates

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Ekaterina Akeila el Lun Jun 06, 2016 7:59 pm
Estaba notablemente molesta por las interminables interferencias que había tenido por aquel chico desde que había entrado a la biblioteca. Quería ignorarlo pero por algún motivo Ekaterina no era del tipo de chica que ignorara a las personas a su alrededor, después de todo, ella no quería iniciar una disputa con un chico como ese. Dejó escapar un suspiro, se daba cuenta fácilmente de que solamente querían molestarle. Dejó escapar un suspiro y colocó todos los libros sobre la mesa. No le agrado que le tocaran el hombro, ella realmente detestaba que la gente se acercara tanto a su cuerpo y le desagradaba aún más que lo hicieran con esas intenciones, que le repitieran una y otra vez que era una mala idea leer un libro solo le daba más deseos de leerlo. ¿Por qué no podían ser directos e ir al grano, decirle exactamente qué era lo que había mal con el jodido libro? Pero, no. Ekaterina no debería comportarse de una manera tan inmadura.

Comprendo su preocupación por mi seguridad.— Mencionó tras notar las chispas que salían del libro.—Pero no puede velar por la seguridad de cualquiera, a mí me gustaría experimentarlo.— Sus palabras fueron firmes. No se podía decir que se notara la tremenda molestia de la chica, no se encontraba para nada irritada por nada, pero la verdad le irritaba cuando la gente le molestaba y tampoco es que estuviera de muy buen humor en ese momento.—Enserio, lo aprecio. Deberían poner un señalamiento en el libro.— Señala con una sonrisa, quizás cuando sea jefa del consejo estudiantil lo proponga, porque si hay muchos humanos que tienen 0 control con la magia.

Ekaterina estaba segura de que podía encontrar una forma de conseguir triunfar sobre otros alumnos, el problema era que aún no iniciaban nada así que quizás intentaría ser líder de Blattgrün y tener un puesto inmediato en el consejo estudiantil. Abrió un libro y comenzó a leer lo con la intención de comprener mejor sus habilidades.

Volver arriba Ir abajo

Mensaje por Contenido patrocinado
Contenido patrocinado

Volver arriba Ir abajo

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba

- Temas similares

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.